Descubriendo la singularidad de los Syrah de Tabali - Tabalí

DESCUBRIENDO LA SINGULARIDAD DE LOS SYRAH DE TABALI

 

 

Mora, cereza, violeta, casis, cuero, arándano, humo, pimienta, regaliz… ¿cuál de estos crees que describe al Syrah?

¡Todos ellos!

El Syrah, también conocido como Shiraz, es una variedad de vino intrigante. Puede mostrar caras muy diferentes según el clima, el suelo y el estilo regional de origen. Su versatilidad es muy conocida y apreciada por los enólogos, que pueden elaborar vinos muy diferentes de esta cepa según el terruño de donde provenga, así como por los amantes del vino que pueden disfrutar de esta gran diversidad de vinos.

En climas cálidos, el Syrah revela vinos concentrados, exuberantes y vigorosos con aromas de frutas negras como arándanos y moras, así como también notas de cuero y regaliz. En climas más fríos, los vinos tienden a ser frescos, delicados, elegantes, magníficamente especiados y complejos. Estos vinos muestran notas florales de violeta, frambuesa y pimienta blanca.

El Syrah proviene originalmente de la región vinícola del Ródano en el sureste de Francia, pero dada su fácil adaptabilidad a una amplia gama de condiciones, ahora se puede encontrar tanto en el viejo mundo como en el nuevo mundo. Las regiones de Syrah del viejo mundo incluyen Francia, Italia, España y Grecia. En el nuevo mundo puedes encontrar Syrah en Australia, Argentina, Estados Unidos y Chile.

En Chile, la mayoría de las plantaciones se remontan a la década de 1990. El Syrah chileno ha llamado la atención de la crítica mundial por su alta calidad y diversidad de estilos. Los viñedos de Chile se extienden casi 1300 km desde el norte cálido y seco hasta el sur fresco y húmedo, rodeados por el Océano Pacífico al oeste y la Cordillera de los Andes al este.

Los vinos Syrah de Tabali: toda la elegancia del Océano Pacífico y los suelos calcáreos.

Felipe Müller, CEO y Enólogo Jefe de Viña Tabali, se ha visto cautivado por la sofisticación del Syrah de clima fresco. Tabali obtiene todos sus vinos Syrah de viñedos ubicados en el Valle de Limarí, cerca de la costa chilena en el Océano Pacífico, donde la corriente de Humboldt impulsada por la Antártida trae una corriente fría de agua que fluye hacia el norte a lo largo de la costa occidental de América del Sur. La Corriente de Humboldt tiene una influencia refrescante considerable en el clima de Chile, con mañanas con niebla densa (camanchaca) y tardes soleadas y luminosas, lo que hace que los vinos provenientes de viñedos costeros sean muy característicos.

“En Limarí, el Syrah ha hallado un lugar excepcional: el clima fresco permite una maduración lenta, lo que le da mucha elegancia y complejidad. Además, al tener un clima seco, sin lluvias en época de vendimia, la uva se puede cosechar en su momento óptimo de madurez, entregando vinos de gran calidad, con gran expresión frutal, y taninos muy suaves con excelente potencial. Hemos encontrado en el Valle del Limarí una expresión fantástica de Syrah”, explica Felipe Müller.

Pero los Syrah de Tabali deben su singularidad no solo a su clima costero fresco, sino también a sus suelos excepcionales, que fascinan a Müller.

Payen, la mejor mezcla de Tabali de 93% Syrah y 7% Cabernet Franc, proviene del viñedo Talinay en el Valle del Limarí, a solo 12 kms del Océano Pacífico. Los suelos son el factor más importante en el carácter de los vinos de este viñedo. Las parras están plantadas en suelos calcáreos donde la roca es calcárea. Este es un lugar con un fenómeno geológico único en Chile y que le da una característica muy particular a los vinos. Esto se produce por ser una antigua terraza marina que hoy está en la superficie. Tiene un suelo calcáreo muy poroso y fracturado, lo que permite a las raíces explorar fácilmente la roca, que a su vez actúa como un regulador hídrico y una fuente extraordinaria de carbonato cálcico. Este mineral tiene un efecto significativo en la calidad de los grandes vinos producidos en algunas de las regiones vinícolas más famosas del mundo.

Payen es un vino elegante, de color rojo intenso con reflejos violáceos, gran cuerpo y excelente equilibrio con fruta concentrada y taninos aterciopelados. En este vino encontrarás notas de cerezas y arándanos, además de violetas, pimienta negra y leves notas ahumadas y especiadas.

Tabali Vetas Blancas Syrah, proviene del viñedo El Espinal, también de clima costero fresco, ubicado a 24 kms del mar en la terraza aluvial más antigua del sector costero del Valle del Limarí. Fue la primera terraza en formarse y tiene unas características muy particulares que la hacen especialmente apropiada para la elaboración de vinos de alta gama. La terraza aluvial revela diferentes niveles de arcilla en la superficie. Esto da paso a una matriz de suelo aluvial (roca volcánica que fue redondeada por la erosión al ser llevada muchos kilómetros desde lo alto de la cordillera). Este suelo es muy pedregoso, pero tiene vetas de calcáreo en forma de polvo, constituidas principalmente por carbonato cálcico. Las rocas calcáreas de las altas cumbres de la Cordillera de los Andes fueron arrastradas por el deshielo a las partes bajas del valle y depositadas allí como polvo mezclado con suelo aluvial. Este fenómeno fue el que hizo que el Valle de Limarí se desmarcara inmediatamente del resto de los valles chilenos, ya que el carbonato de calcio produce vinos minerales y muy frescos, estilo muy distinto al resto de Chile, incluso de zonas frías.

Tabali Vetas Blancas Syrah tiene capas estructuradas de aromas, como cerezas negras, pimienta, humo y toques especiados. En boca, los sabores están muy bien equilibrados con una textura suave, aterciopelada y llena de fruta. Es un vino único, con un excelente potencial de guarda.

Tabali Pedregoso Syrah también proviene del viñedo costera El Espinal. Este vino es de color rubí intenso. En boca es amplio con intensos sabores de ciruelas y cerezas negras. Un vino elegante y excepcionalmente equilibrado, que revela todo el potencial del Valle del Limarí, dando al vino una gran estructura y un largo final.

Te invitamos a degustar estos singulares vinos y degustar por ti mismo toda la elegancia del fresco clima costero y los suelos calcáreos. Recomendamos servir este vino entre 16 y 18 ° C y acompañarlo con platos de cerdo, cordero, pato y preparaciones agridulces.